La Unión Europea abandona la demanda contra Apple tras pagar esta más de 14 mil millones de euros en impuestos e intereses a Irlanda

El gobierno de Irlanda ha recuperado algo más de 14 mil millones de euros en impuestos disputados e intereses de Apple, tras el dictamen de la Comisión Europea de 2016, en el que indicaba que Apple había recibido incentivos fiscales injustos del gobierno irlandés. Este dictamen está apelado, por lo que el dinero estará en un fondo de custodia.

La Comisión Europea dictaminó en agosto de 2016 que Apple había recibido incentivos fiscales injustos del gobierno irlandés. Tanto Apple como Dublín están apelando contra el fallo original, indicando que el tratamiento impositivo del fabricante americano estaba en línea con las leyes irlandesas y de la Unión Europea. El monto de la sanción fue de 13.100 millones de euros en impuestos atrasados ​​más un interés de 1.200 millones de euros.

La Unión Europea impone una multa de 111 millones de euros a Asus, Denon, Philips y Pioneer por fijación de precios

La Unión Europea acaba de imponer una multa, en cuatro resoluciones separadas, a los fabricantes de productos electrónicos de consumo Asus, Denon & Marantz, Philips y Pioneer por imponer precios de venta fijos o mínimos a sus minoristas en línea, infringiendo las normas de competencia de la UE.

Las multas, por un total de más de 111 millones de euros, se redujeron en los cuatro casos debido a la cooperación de las empresas con la Comisión. Asus, Denon & Marantz, Philips y Pioneer participaron en el llamado “mantenimiento fijo o mínimo del precio de reventa (RPM)” al restringir la capacidad de sus minoristas en línea de establecer sus propios precios minoristas para productos electrónicos de consumo ampliamente utilizados, como electrodomésticos de cocina, portátiles y productos de alta fidelidad.

Los cuatro fabricantes intervinieron particularmente con los minoristas en línea que ofrecían sus productos a precios bajos. Si esos minoristas no seguían los precios solicitados por los fabricantes se enfrentaban a amenazas o sanciones, como el bloqueo de suministros.

Google intentó llegar a un acuerdo con la UE en 2017, introduciendo cambios en Android

Recientemente la Unión Europea ha sancionado a Google con una multa antimonopolio de 4.300 millones de euros. Pero parece que Google, en conversaciones con la Unión Europea en agosto de 2017, se ofreció a realizar cambios en sus políticas de Android, al poco de recibir otra sanción antimonopolio de la Unión Europea por sus prácticas en la búsqueda de productos. Lo que proponía Google era suavizar las restricciones que impone a los fabricantes en los contratos de Android y la forma en la que distribuye sus aplicaciones, sin profundizar en más detalles. La Unión Europea parece que no accedió a las negociaciones, dando lugar a la sanción.